El Día Internacional del Trabajo para un teletrabajador

Jobing Blog, Uncategorized on May 2nd, 2010 No Comments

MARINA RIEGNER. (Para Jobing)

¿Qué significa el 1° de mayo para un teletrabajador? Quizás una oportunidad para reflexionar sobre los reclamos y las conquistas laborales en pleno auge de la Revolución Industrial y observar si estos logros son pertinentes en la actual Sociedad de la Información.

.  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .  .

Una de las principales reivindicaciones de los trabajadores de finales del siglo XIX era que la duración legal de una jornada laboral fuera de ocho horas. La indiferencia patronal ante este reclamo motivó que el 1° de mayo de 1886, 200.000 obreros realizaran una huelga en las principales fábricas de Estados Unidos. Sin duda, la peor parte de esta lucha se la llevaron ocho trabajadores anarquistas que manifestaban pacíficamente en HayMarket Square (Chicago) de los cuales cinco fueron condenados a muerte en la horca y tres fueron encarcelados. En homenaje a estos trabajadores, conocidos como los Mártires de Chicago, el Congreso Obrero de la Segunda Internacional Socialista, reunido en París en 1889, determinó que se estableciera el 1° de mayo como el Día Internacional del Trabajo.

Esta fecha, que también es considerada como el origen del movimiento obrero moderno, es celebrada en la mayoría de los países democráticos. Estados Unidos, Gran Bretaña y el principado de Andorra son los únicos países de Occidente en donde no se conmemora.

Más de 120 años después del primer Día Internacional del Trabajo, los logros (al menos en el plano legal) son muchos. También lo son las asignaturas pendientes: la abolición del trabajo esclavo y la culminación de la explotación femenina e infantil son quizás los más extremos y angustiantes ejemplos.

El desafío para los teletrabajadores es analizar su situación laboral, bajo el paradigma de la Sociedad de la Información y ya no bajo la cosmovisión propia de la Sociedad Industrial. La jornada laboral de ocho horas se torna irrelevante en un contexto de horarios flexibles y trabajo por objetivos o por resultados. Los trabajadores a distancia independientes son, en ese sentido, sus propios “jefes”, con todas las ventajas y desventajas que ello acarrea. Para los teletrabajadores en relación de dependencia, la duración de la jornada laboral se encuentra más a merced de las necesidades de la empresa. Aunque tienen como compensación una serie de beneficios sociales (vacaciones, jubilación, aguinaldo, obra social) y una mayor sensación de libertad que si estuvieran en el edificio de la compañía.

Contrariamente a lo que se piensa, la irrelevancia de la duración de la jornada laboral para los trabajadores remotos no implica trabajar menos sino más. Cuando hay un objetivo que cumplir, poco importa que sea feriado o fin de semana. Los límites entre días de trabajo y días de descanso son mucho más difusos para los teletrabajadores que para el común de los trabajadores. Ante esta situación, el desafío es aprender a respetarse a uno mismo siendo organizado y responsable. También hay que tratar de negociar objetivos posibles y realizables, para que ni el empleado ni el empleador se sientan frustrados. En resumen, el teletrabajo plantea grandes retos.

Tal vez el lugar de reunión entre los profesionales que adoptan esta modalidad laboral pueda ser un encuentro en Facebook o en Twitter.  La fórmula para este tipo de intercambios podría ser la glocalización (globalización pero atendiendo los problemas locales).

Es cierto también que el vacío legal sobre el teletrabajo es aún muy grande en la mayoría de los países. Ojalá que las discusiones sobre los derechos y los deberes de los teletrabajadores formen parte de la agenda de los próximos años. Sería la mejor manera de festejar el Día Internacional del Trabajo.

mriegnerjobing@gmail.com

Scridb filter

Tags: , , , ,

No Responses to “El Día Internacional del Trabajo para un teletrabajador”

Leave a Reply