Jobing en entremujeres.com – El teletrabajo, una buena opción para balancear la vida personal y la profesión

Prensa on September 6th, 2010 No Comments

GEORGINA ELUSTONDO (para www.entremujeres.com)

Más de un 1, 6 millón de argentinos trabajan desde su casa, y cada vez más empresas abren a sus empleados esta modalidad. Las estadísticas arrojan que es una opción muy demandada por las mujeres, que sienten mayor necesidad de pasar más tiempo en sus hogares. Para nosotras, dicen, el teletrabajo es considerado un “salario emocional”. Entrevistamos a Fabio Boggino, director de Jobing Consultores, especializada en el tema.

Jobing Consultores es la primera consultora de Teletrabajo que se radica en Argentina. Su objetivo es promover y apuntalar una metodología que ayude a implementar esta modalidad en las empresas, analizando no sólo si los empleados y sus superiores tienen el perfil necesario para teletrabajar, sino también asesorando respecto a qué tipo de tareas son aptas para esta modalidad y durante cuántos días a la semana.

“Definiendo Teletrabajo como la posibilidad que tiene un empleado de trabajar fuera de la oficina del empleador, podemos asumir que organizando apropiadamente las tareas, adecuando las competencias de los empleados y supervisores y haciendo uso de las facilidades que brindan las tecnologías modernas, se puede hacer que, en lugar de trasladar al empleado hacia el trabajo, se pueda llevar el trabajo hacia el empleado. ¿Para qué trasladar a las personas si podemos trasladar la información?”, proponen, y cada vez más personas y empresas lo escuchan con interés. Entrevistamos a Fabio Boggino, su director.

¿Hay interés por el teletrabajo en Argentina?

En Argentina, en 2004 había 300 mil teletrabajadores; en 2008 esa cifra se elevó a 1.300.000 y el 2009 terminó con 1,6 millones de personas que trabajaban bajo esta modalidad, que crece a razón de un 20% anual. Lo asombroso es que sólo el 10% de ese total está en relación de dependencia: la gran mayoría son personas autónomas que realizan trabajos freelance. De ésto podemos inferir que el Teletrabajo en las organizaciones de Argentina todavía es un tema muy poco conocido en cuanto a los beneficios que aporta, y esto se debe fundamentalmente a que la mayoría de las empresas tiene estilos de conducción y organización muy tradicionales. De nada sirve un empleado tenga las habilidades para teletrabajar si su jefe no está convencido de las ventajas que otorga la herramienta o no tiene la capacidad de liderar equipos virtuales.

Existe todavía una lógica resistencia por parte de algunos directivos hacia el teletrabajo: consideran que trabajar en casa es trabajar menos. Creen que dejar de verlos trabajar es perder el control de las acciones del empleado. Esta percepción es uno de los primeros mitos que se deben derribar: primero, porque teletrabajar no es necesariamente trabajar desde la casa (puede hacerlo también desde otro lugar) y, segundo, porque el teletrabajo no es trabajar menos sino una manera distinta que, bien implementado, está probado que genera un aumento de la calidad y cantidad de trabajo que se realiza. Las empresas modernas no contratan a una persona para que cumpla un horario sino para que logre objetivos predeterminados, y consideran que lo importante es que cumpla la tarea, no el lugar donde la realice.

¿Qué perfiles de empresa adoptan esta modalidad y en qué tipo de actividades?

El teletrabajo es una manera distinta de organizar el trabajo. Cualquier tipo de organización puede tener parcialmente teletrabajadores: grandes empresas, medianas y pequeñas, públicas o privadas, con o sin fines de lucro, etc. Pero también debemos asumir que el teletrabajo no es para todas las empresas ( por sus culturas) ni para todas las tareas o puestos, y tampoco para todas las personas. En Jobing consideramos que el éxito en la implementación de teletrabajo se da en aquellas organizaciones cuya cultura organizacional tiene como pilares estratégicos la satisfacción del empleado y el clima laboral de sus equipos de trabajo.

Con el teletrabajo, el tiempo y la presencia física en la oficina ya no son criterios relevantes para la evaluación y la remuneración de los equipos. Estas variables fueron reemplazadas por la definición de objetivos y su cumplimiento en tiempo y forma acordada entre empleado y empleador. Por lo tanto, los horarios estrictos y controles de horas trabajadas se sustituyen por horarios flexibles, autocontrol y evaluación por objetivos. Es así como la delimitación entre trabajo y familia puede hacerse más flexible para adaptar el trabajo a las exigencias de la familia.

¿Qué tareas son aptas para el teletrabajo?

Considerando que con el avance de la tecnología la mayoría de las funciones tienen un importante componente de información –y que también gracias a la tecnología hoy la información está en cualquier lugar–, salvo las tareas manuales, de ensamble o artesanales, todas las demás pueden ser teletrabajables por lo menos un día o dos a la semana. De todos modos, en Jobing consideramos que las que mejores se adaptan son las que se caracterizan por estar basadas principalmente en el manejo, procesamiento y tratamiento de datos e información. La mayor dificultad para teletrabajar no se encuentra no en las características de la tarea sino en la cultura de la empresa, en el estilo de liderazgo del management y en el perfil del potencial teletrabajador.

Para la mayoría de las tareas en donde la eficacia tiene un mayor valor que la eficiencia, una combinación de teletrabajo y trabajo en las instalaciones de la empresa puede obtener excelentes resultados. El trabajo del futuro será, en lugar de concentrar a miles de trabajadores en imponentes edificios corporativos, auténticas redes descentralizadas de conocimiento.

¿Qué tipo de personas/empleados son buenos para el teletrabajo?

Si nos referimos al “teletrabajador”, creo que el Teletrabajo debe ser valorado por el empleado como un beneficio que la empresa le otorga: para ello es indispensable que la aceptación del trabajador sea voluntaria. Es necesario un cuidadoso proceso de implementación que incluya la selección y capacitación de todas las habilidades y competencias para que el empleado tenga un perfil compatible con el teletrabajo.

Las habilidades principales que debe tener un Teletrabajador tienen relación con los ámbitos del ser, saber hacer y saber comunicar. El perfil de Teletrabajador tiene que tener una serie de rasgos personales y habilidades profesionales óptimas donde se combina el manejo de la tecnología con la autogestión del trabajo y la gestión de comunicación a distancia.

La nueva situación de teletrabajo requiere de un modo de organización personal distinto del trabajo tradicional, marcado por una mayor autonomía en la gestión del tiempo, del espacio, de los recursos y de los ritmos dedicados a cada tarea.

¿El teletrabajo mejora la calidad de vida o uno termina trabajando todo el día? ¿Cuáles son las ventajas y desventajas?

Si el Teletrabajo está bien implementado, los teletrabajadores están más que conformes con esta nueva forma laboral, sobre todo por los beneficios como reducción de tiempos y costos de transporte, flexibilidad de horarios, mejor interacción con sus familias, e incluso por detalles como el menor gasto en ropas, restaurantes, combustible, etc. Pero sin duda el beneficio más importante a tener en cuenta es la conciliación como generador de salud empresarial: el empleado puede decidir cómo reparte su tiempo en cuanto a qué hora comienza y acaba su jornada laboral, así como cuánto tiempo dedica a las pausas y a otras actividades. Esta sensación de autocontrol que experimenta el empleado que teletrabajo aumenta su motivación, compromiso y productividad.

En contra de los prejuicios y mitos que en general se escuchan alrededor del Teletrabajo, la adaptabilidad del empleado a esta modalidad y la buena respuesta en términos de productividad y organización del trabajo, le proporciona al empleado una muy buena visibilidad dentro de la empresa, y mejores posibilidades de desarrollo profesional.

El tiempo que el empleado pierde en ir desde su casa al trabajo y viceversa, es un tiempo que pierde el empleado, su familia, su jefe, su empresa y los mismos clientes. Con Teletrabajo se traslada la mente, no el cuerpo.

No obstante, el teletrabajo mal implementado o improvisado tiene potenciales desventajas como el aislamiento social, la dificultad de motivarse a sí mismo, el conflicto entre la familia y el trabajo y el riesgo de trabajar más que en la oficina.

Para el empleado, la posibilidad de trabajar desde su casa o desde una oficina cercana a su hogar representa no sólo la posibilidad de tener más tiempo para ocuparse de la familia, sino también poder elegir su entorno de vida o donde quiere vivir. Muchos profesionales que teletrabajan trasladaron su lugar de residencia a zonas más alejadas, buscando una mayor tranquilidad y calidad de vida.

¿Por qué las mujeres podemos verlo como una opción interesante?

Las organizaciones modernas entienden que los empleados, en situaciones especiales de su vida, necesitan sentirse valorados realmente por sus organizaciones de forma personalizada y no global. El mejor ejemplo son las mujeres que están embarazadas, en período de excedencia o que dieron a luz hace poco tiempo; todas esperan de su empresa algo personal y un beneficio como el Teletrabajo es la mejor manera de demostrarlo.

Por motivos culturales, las mujeres que trabajan en las organizaciones están más expuestas que los hombres a un mayor estrés, por la necesidad de conciliar la familia con el trabajo; un buen ejemplo de ello es que la mayoría de las mujeres que están en carrera gerencial tienen que decidir entre mantener su carrera profesional y la familia.

Las mujeres que pueden optar por las políticas de flexibilidad laboral como el Teletrabajo perciben esta posibilidad como muy favorables por que les permiten disponer de más tiempo familiar reduciendo así la sensación de doble jornada laboral que muchas veces exige un puesto gerencial. Tanto el trabajo como la familia requieren tiempo y energía y más aún cuando existen grandes distancias entre el hogar familiar y la oficina laboral.

Para las mujeres el teletrabajo es considerado como parte de su salario emocional: el Teletrabajo surge como una posibilidad de pasar más tiempo con los afectos, educando a los hijos el tiempo necesario y no el que sobra. No podemos aceptar que exista una vida laboral y una vida familiar: vida hay una sola y el teletrabajo lo hace posible.

Scridb filter
No Responses to “Jobing en entremujeres.com – El teletrabajo, una buena opción para balancear la vida personal y la profesión”

Leave a Reply